Daniel Blanco. Entre dos tierras.

Abocado actualmente a la labor editorial, Daniel Blanco no se detiene en su trabajo. Junto al lanzamiento de Un diamante en el fondo de la tierra (Amanuta, 2015), libro álbum realizado en conjunto con Jairo Buitrago, también se suma la publicación de América imaginaria,  obra del reconocido investigador chileno Miguel Rojas Mix, y en el que tomó las labores de editor para su sello Erdosain.

Acá los invito a leer y disfrutar de la entrevista que amablemente me concedió hace unos días:

Daniel, tu trabajo se construye desde la ilustración como un elemento predominante ¿Cómo concibes el espacio de la imagen frente a la palabra?

Si bien esto es lo aparente, la verdad es que mi trabajo funciona exactamente al revés. Las ilustraciones son lo último que desarrollo. Diría, tristemente tal vez, que de todas las disciplinas que ejerzo, la ilustración –el dibujar– es de la que estoy más alejado y que menos practico. Esto no quiere decir que no piensa en ella, pero para mí el dibujo siempre ha sido solo la posibilidad de extender las posibilidades de un texto. Por eso el barroco y los símbolos, lo surreal. Las ilustraciones que realizo las armo casi como si se tratara de una lista de sinécdoques que componen todas juntas un nuevo cuerpo, invisible, informe y abstracto, pero que, como el lenguaje mismo, al ser reunidas, tienen la capacidad de conjeturar y tal vez, en el mejor de los casos, transmitir un discurso, una reflexión.

Me considero un plagiador. Antes de hacer un dibujo me paso horas o días viendo otras cosas, otros referentes de donde extraer las ideas, conceptos y símbolos que construirán una ilustración (sobre todo desde la literatura y el cine); o sea, investigando. El resultado final es una acumulación de objetos, lugares, personajes y situaciones que, relacionados entre sí, esperan transmitir un metatexto que complemente el texto original, complementándolo y, ojalá, enriqueciéndolo.

Animal se establece como un texto críptico y reflexivo ¿En qué medida las imágenes construyen un sentido en la obra?

En el mismo sentido que mencioné en la respuesta anterior: a través de los meta-textos que ella, la imagen, puede construir. Por sí sola la imagen, en un amplio espectro que puede ir de lo literal a lo críptico, de lo concreto a lo abstracto, puede ya construir potentes discursos y sensaciones. Es, finalmente, otro lenguaje: el visual, y por lo tanto, otro texto que acompaña al lenguaje escrito… Pienso que la relación es fractal en un sentido poético, metafísico: ¿quién complementa a quién? El texto se construye de palabras y estas son fragmentos del devenir de la experiencia de la humanidad con su entorno, o sea, metáforas. La palabra contiene una imagen del mundo y, a su vez, las imágenes –lo que vemos, o sea, nuestro entorno– son contenidas por las palabras… Bueno, estas son apenas mis nociones, pues el tema es apasionante y algo largo de discutir. Afortunadamente, hay mucha investigación y bibliografía al respecto, pensada y escrita por sendos maestros que saben infinitas veces más de este tópico que yo. Recomiendo mucho el estudio de la semiología para profundizar en estas relaciones.

12399011_728398490630377_159518560_n

Cuando el libro se cierra vuelves entonces a la “realidad”, pero ya no eres el mismo.

No sólo eres ilustrador, sino también eres editor en Erdosain Ediciones ¿Cómo entiendes el rol de la edición?

No sé a qué te refieres con entender, pero aludiré a mi postura política respecto de ejercer el oficio de la edición.

Creo que ser editor es transformarse en un seleccionador y divulgador de discursos. Un libro es un discurso contenido entre dos tapas, sean estas blandas, duras, un cartón, etcétera. Y decidir publicar estos discursos es entonces compartir una visión del mundo. Todos los libros del mundo que se hayan alguna vez publicado contienen, para bien o mal, una parte del mismo. En ellos un autor, o varios, registran su experiencia particular del mundo. Cada libro es un mini espejo reflejando una sinécdoque, una parte del total.

En este sentido, el editor, sea cual sea su motivación (dinero, amor al arte…) es un divulgador de discursos. Discursos que, desde mi experiencia personal como lector, cambiar absolutamente una vida (en mi caso libros como El juguete rabioso, de Arlt, o Las ciudades invisibles, de Calvino) o el curso de la humanidad (Biblia, Corán, etcétera). Cuando tú lees un libro aceptas, momentáneamente, a ese libro como la única realidad. Tienes frente a tus ojos pedazos de papel con un montón de símbolos amontonados, símbolos que entendemos a través de una convención (el lenguaje) y que, sin embargo, nos están contando una subjetividad: la del autor, que, a su vez, habla por el mundo o es acaso el mundo entero el que pasa por él a través de su escritura. Cuando el libro se cierra vuelves entonces a la “realidad”, pero ya no eres el mismo; ahora, independiente de cuánto hayas entendido o cuánto hayas aceptado esa discursividad, ya no eres el mismo: una nueva visión del mundo, completa o precaria, se almacena en tu cabeza, o, en el caso que tal discurso te llegase a tocar, en tu alma.

Aun cuando considero que las categorías son más nocivas que positivas, has sido enmarcado en parte en el mundo de la LIJ (de hecho, recibiste un premio en la categoría mejor Libro Album, y ya anteriormente habías sido destacado por el IBBY) ¿te molesta dicha vinculación?

No me molesta en la medida que sea usado para indexar títulos en catálogos. Creo que mis ilustraciones (pues no puedo hablar de mis libros con uno solo publicado hasta la fecha) son más bien sin edad. Eso al menos pretendo. El que sean vinculados a la literatura infantil o juvenil me parece fantástico: ya quisiera yo que los cabros chicos y jóvenes leyeran los textos que acompañan mis ilustraciones, pero creo que la categoría LIJ se vincula con mi trabajo más bien a modo de tag que como categoría.

A partir del mismo tema, ¿Estás de acuerdo en esta clasificación genérica de “literatura infantil” o “literatura juvenil”?. En relación ¿Cómo tú concibes la literatura y tu trabajo texto-visual?

Creo que contesté esta pregunta en la respuesta anterior, jaja.

En parte de tu producción visual te has visto vinculado a obras de autores tan relevantes como Alfonso Alcalde y Juan Emar. ¿Cómo percibes ese nexo entre tus ilustraciones y los textos de dichos escritores? ¿Dónde se sitúa tu espacio de autor frente la obra de otro?

Como respondí a la primera pregunta: me sitúo como un constructor de metatextos. La comprensión de lectura de un texto a ilustrar lo es todo para mí. Mientras más logre interiorizarme con el texto, más fácil y feraz se me hará la investigación. Entender los sentidos y símbolos que encierra un texto permitirá al ilustrador acceder a múltiples referentes visuales y simbólicos que podrá usar a la hora de construir las ilustraciones.

¿Cómo se relaciona el Daniel Blanco Pantoja de Miltín 1934, Animal o el más reciente Un diamante en el fondo de la tierra?

Son bastante distintos… Uno es un fragmento de un texto surreal de un genio del género, otro es un poema escrito por mí que intenta responder inquietudes metafísicas y existenciales (en mi versión más emo), y el otro es un texto realizado por Jairo Buitrago ya pensado para ser un libro-álbum desde el principio. No sé… Podría decir que siempre trato de aludir, por más distinto que sea el encargo y la tarea por hacer, a que los referentes tengan fuerte vinculación con la realidad… Que los elementos puedan ser reconocidos como verosímiles y universales a pesar de que su planteamiento sea absurdo, surreal o localista. Espero con esto generar algún nivel de pregnancia, de atención en los elementos, que permita al lector acaso permearse con las reflexiones que ellas, las ilustraciones, plantean.

Para terminar, una pregunta personal ¿Habrá una nueva asociación entre Daniel Blanco y Juan Emar a futuro?

Oh, sí… Pero esto será una sorpresa. Además, es un proyecto muy-demasiado-súper ambicioso. Necesitaré al menos un año entero para poder ilustrarlo, y eso es, dada las condiciones editoriales de Chile, imposible. Solo diré que es uno de los cuentos de uno de los mejores libros que un escritor chileno, según mi criterio, ha publicado: Diez.


Agradezco a Daniel por darse el tiempo de responder mis preguntas, las cuales espero sirvan para comprender mejor su obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s